jueves, 6 de noviembre de 2008

Las mujeres visten ultra liberales para ser un pais musulman




Tras autoproclamarse independiente en febrero pasado, Kosovo, poblado por una mayoría de albaneses de religión musulmana, espera conseguir el reconocimiento y apoyo del mundo árabe y musulmán, logrado hasta ahora de forma limitada, según quedó hoy de manifiesto en una conferencia en Pristina.

'Desde el primer día como Estado (independiente, el 17 de febrero de 2008), hemos estado en contacto con el mundo árabe', dijo el ministro kosovar de Exteriores, Skender Hyseni, durante el debate sobre este asunto celebrado hoy en la capital kosovar.

Bajo el lema 'Kosovo y el Mundo Arabe', intelectuales, expertos y políticos discutieron las causas por las cuales sólo 6 de los 57 países miembros de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI) han reconocido hasta ahora la independencia de Kosovo.

Se trata de Afganistán, Albania, Turquía, Senegal, Sierra Leona y Burkina Faso.

Es decir, que la gran mayoría de los 46 países en todo el mundo que han reconocido ya a Kosovo son occidentales, algo que parece sorprender a buena parte de los musulmanes kosovares, que representan el 90 por ciento de la población.

Esta situación ha despertado críticas a la joven diplomacia kosovar, aunque Hyseni afirme que en su estrategia para lograr el reconocimiento internacional, los países de la OCI han sido prioritarios para el Gobierno de Pristina.

Y es que al mismo tiempo, pese al predominio de la religión musulmana en su territorio, la población kosovar en su gran mayoría se muestra muy pro-occidental.

'Estamos en Europa y estamos muy a favor de la integración en la UE (Unión Europea), pero tenemos muchos interés en nuestras relaciones con los Estados árabes', dijo en el foro el presidente de Kosovo, Fatmir Sejdiu.

Este debate tiene lugar en un momento en el que Serbia, apoyada por Rusia, intenta frenar el proceso de reconocimientos internacionales, considerado crucial para lograr la estabilidad y el desarrollo político de Kosovo, y muchos observadores ven a la nueva nación volcada con más fuerza en su intento de integrarse en la UE, que en acercarse al mundo musulmán.

'Kosovo no ha tenido una política para el mundo árabe (..) Ha hecho un error básico al quedar esperando a que los árabes reconozcan la independencia de forma automática', opinó Veton Surroi, un publicista kosovar.

Para Jamal Barout, profesor del foro 'Syria Forum 2015', detrás del bajo número de países musulmanes que han reconocido a Kosovo hay dos razones principales: la primera es que 'tras la Guerra Fría, los árabes temen que se dañen sus relaciones con los grandes poderes'.

'Y en segundo lugar, se ha formado la percepción de que la independencia de Kosovo se consiguió mediante una revolución, que nuestra cultura no acepta fácilmente', dijo.

Por el contrario, Ridwan al-Sayed, de la Universidad del Líbano, estimó que el mundo árabe sólo necesita más tiempo para reconocer a Kosovo, y se mostró convencido de que esos países lo harán en el futuro, entre otros porque ello puede favorecer la causa palestina.

'Si queremos un Estado palestino, apoyar a Kosovo sería un buen paso', dijo as-Sayed.

'Deberíamos ayudar a fortalecer Kosovo. Con su cultura, podría servir de puente entre Oriente y Occidente', propuso Hany Salah, periodista egipcio de la publicación electrónica 'IslamOnline'.