lunes, 1 de diciembre de 2008

Frontera con Montenegro


Antes de la Primera Guerra Mundial, Montenegro se alió con Grecia, Bulgaria y Serbia contra Turquía para liberar el resto de los Balcanes que aún estaba bajo dominio de los turcos, lo que obtuvo Novi Pazar. el país alcanzó la categoría de reino en 1910 y aunque se promulgó la constitución de 1905, el sistema parlamentario no se estableció como debía ser, aunque ya surgiría los botes de oposición política entre los partidos Provoŝi (Realistas partidarios del autoritarismo monárquico) y Klubaŝi (Populares) y por la deblilidad económica, el país entró en decadencia.

Ya en la guerra, Serbia y Montenegro se aliaron en contra del Imperio Austrohúngaro, lo que valió ser invadidos por este útimo y forzó el exilio del rey hacia Francia y la regencia quedó hasta en final del conflicto, en manos del príncipe heredero.

En 1918, la monarquía finalmente fue abolida y se procedió con Serbia a establecer una unión que culminaría con la creación de Yugoslavia, aunque sus tendencias de autonomía no fueron suprimidas y empezó a prosperar el comunismo como tendencia política en difusión.

En la Segunda Guerra Mundial, el país fue invadido por la Italia fascista y después por la Alemania nazi y aunque le concedieron una independencia que a la postre sería breve, los ataques continuaron de manera sangrienta. Para el 6 de enero de 1945, el país fue liberado por los partisanoscomunistas y se reintegró a Yugoslavia como la República Socialista de Montenegro, una república federada socialista, y su capital se trasladó de Cetinje a Podgorica al cual llamaría a esta última Titogrado en honor del presidente Tito.

Con el fin de la gran Yugoslavia en 1991, Montenegro mantuvo su unión con Serbia y se involucró en la guerra contra Croacia y Bosnia-Herzegovina.

Realidad en el Siglo XXI e Independencia 

Después de la guerra de los balcanes (1991-1996) Montenegro y Serbia, se unieron en la nueva confederación de Yugoslavia y a partir de ahí, el país compartió con su vecino las sanciones establecidas por las Naciones Unidas por las atrocidades de la guerra en Bosnia-Herzegovina y también quedo afectada por el conflicto de Kosovo, gracias a la actitud y política centralista del presidente yugoslavo Slobodan Milosevic.

Para ese entonces, en los montenegrinos ya afloran cada vez más, aunque con cautela, sus sentimientos de disolver la federación y provocar la ruptura con Serbia, influidos en una parte, por los conflictos que pasaron recientemente y por el otro la consolidación y expansión de la Unión Europea, que quizás, motivó a Serbia a cambiar el nombre de la federación y promulgar una nueva constitución en febrero de 2003 que preconizaba una autonomía por parte de ambos estados en los ámbitos económico, militar e inclusive internacional, pero que no logró acabar con los anhelos independentistas.

Para resolver finalmente esta situación, fue convocado un plebiscito para el 21 de mayo de 2006, el que termino a favor de la opción de la independencia de Montenegro con cerca de un 55% de los votos.

Montenegro fue proclamado independiente el 3 de junio de 2006, siendo reconocido por Serbia, Estados Unidos, países de la Unión Europea y varias naciones del mundo.